Los Alimentos

Toda petición de divorcio debe ser acompañada de una propuesta queF100006963 regule los efectos derivados de éste; la omisión de la propuesta impide dar trámite a la petición. Uno de los temas obligados a regular es la prestación alimentaria.

La obligación de prestar alimentos a los hijos menores de edad surge de los deberes atinentes a la responsabilidad parental. Como consecuencia de ello, el art. 658, Código Civil y Comercial, establece en forma explícita que la obligación de alimentar a los hijos menores recae sobre ambos progenitores, conforme a su condición y fortuna. De esa norma y de lo establecido en el art. 659,  se desprenden una serie de parámetros que habrán de valorarse al momento de fijar la cuota alimentaria; a saber:

1) la situación económica y social del alimentante como del alimentado, apreciadas a través de sus respectivas actividades y sistemas de vida;

2) Las necesidades de los hijos menores, estimándolas -en la medida de lo posible- de acuerdo al nivel socioeconómico del que gozaron durante la convivencia de sus progenitores;

3) la posición económica de la que gozaba la familia antes de su ruptura o de la que goza en la actualidad;

4) la contribución que realiza el progenitor que tiene asignada la tenencia del hijo (progenitor conviviente) y la forma en que realiza dicha contribución;

5) la edad que tiene el/los hijo/s al momento de fijar la cuota de alimentos;

6) el hecho de que el progenitor que convive con el hijo, perciba ingresos mensualmente. Esto último, si bien no libera al progenitor no conviviente al pago de la cuota alimentaria, constituye un elemento a tener en cuenta para fijar su importe.